6 antiguos consejos financieros que ya no funcionan

6 antiguos consejos financieros que ya no funcionan

El mundo avanza, se desarrolla y evoluciona. Es así para todo, la tecnología, el arte y por supuesto, las finanzas. Lo que ayer era una gran idea para ahorrar, hoy tal vez ya no lo sea. De seguro hemos escuchado diferentes consejos viniendo de gente mayor sobre estrategias que le funcionaron para triunfar y tener éxito, sin embargo, esto no quiere decir que en pleno siglo XXI (prestamos inmediatos por internet MX) esas estrategias mantengan vigencia. En este artículo recordaremos viejos trucos, desde formas de invertir hasta el miedo irracional a las tarjetas de crédito, pero que ya no funcionan más.

ESCONDER EL EFECTIVO EN CASA

Aún es común conocer personas que tienen la (mala) costumbre de guardar todos sus ahorros en efectivo. Lo hacen para evitar el riesgo de que el banco se vaya a la bancarrota y pierda su dinero, y más ahora que pareciera que este fenómeno estuviera aumentando. El problema está en que el efectivo es vulnerable al fuego, al robo, a las inundaciones, y básicamente cualquier desastre natural. Así que la mejor opción es tenerlo siempre asegurado en el banco.

UTILIZAR SOLO BANCOS PEQUEÑOS

Si bien es cierto, los pequeños bancos locales se caracterizan por tener comisiones muy bajas, pero no cuentan con una gama de servicios muy variada para atender las necesidades de los clientes. Lo ideal es contar con un banco que supla nuestras necesidades y que no cumpla exclusivamente con lo básico.

RETIRAR EL 4% DE LA JUBILACIÓN ANUALMENTE

Durante la década de los 90s, los asesores financieros recomendaron a los clientes retirar un 4% de su jubilación anualmente – prestamos sin buro de credito urgentes 24h. Para ese entonces los intereses estaban más elevados lo que significaba al mismo tiempo que la vida era más costosa. Hoy las cosas son bastante diferentes y es mejor descartar este consejo y acudir a asesores financieros que nos ayuden a hacer una planificación personalizada de nuestra jubilación.

NO ACEPTAR TARJETAS DE CRÉDITO

El mundo de hoy nos exige tener una tarjeta de crédito, por lo que es impensable no poseer una. Este es el ejemplo más evidente de esta lista de que no todo lo que escuchamos de nuestros abuelos tiene que ser la verdad en este tiempo. Son muchísimos los beneficios de tener una tarjeta, y aunque hay personas que les cuesta pagar sus deudas, no significa que esta no sea una herramienta poderosísima para las personas.

POSEER INMUEBLE: PRIORIDAD MÁXIMA

Siempre hemos creído que invertir en propiedades es la inversión más segura de todas. Sin embargo, el beneficio que se obtiene por la vivienda es la deducción de impuestos de hipoteca y que es una cantidad decepcionante, más allá de ser un dolor de cabeza para calcularlo. Tener propiedades ya no es una prioridad máxima sino invertir a mediano y largo plazo.

LOS PRÉSTAMOS ESTUDIANTILES

Pocos préstamos tienen un fin tan importante como este, sin embargo, no quiere decir que se trate de ‘buena deuda’. Aunque es verdad que los intereses de los préstamos estudiantiles son bastante bajos, es incorrecto decir que se tratan de deudas buenas. La realidad es que no hay garantías de que haya una recompensa por esta inversión. De hecho, no todos los estudiantes al graduarse consiguen un trabajo rentable con el que puedan pagar esta deuda.